Ofenbach estrena su nuevo single "Rock It"

Para promocionar su nuevo single la banda diseñó una novedosa App para jugar a ser DJ, se llama Ofenbach y está disponible en Google Play y Apple Store.

Con sólo 24 años, este dúo parisino son parte del creciente deep house, pero no sólo hacen música electrónica, sino que tienen un sonido con influencias de rock y folk también. Esto se ve sin dudas en "Be Mine", que lideró las listas internacionales con más de 300 millones de reproducciones, mientras que su divertido y sexy video alcanza más de 105 millones de vistas: esto es lo que llamamos un hit.

En 2017 trabajaron con el compositor Nick Waterhouse en el deliciosamente retro 'KATCHI' (6° en el chart europeo de cobertura radial y primero en Shazam como tema dance durante más de tres meses) y luego con Benjamin Ingrosso, el compositor de Estocolmo que representó a Suecia en el Concurso de Eurovisión de 2018. Esto produjo un segundo éxito en Francia que llegó al puesto N° 2 de los temas más escuchados en radio.

Ahora Ofenbach puede revelar el proyecto de un mini álbum que incluye sus tres hits: BE MINE, KATCHI y PARADISE, junto con otros cinco temas nuevos con colaboraciones de Portugal. The Man y The Bamboos y con su último single ROCK IT.

"Esta canción es para nosotros la continuación de ‘Be Mine’ con su contrabajo. Se trata de una combinación de rock y dance, entre orgánico y electrónico. Queríamos tener la energía de un tema con orientación club que mantuviera el alma de la música rock. En realidad, creamos en la misma forma en que lo hacíamos cuando teníamos 13 años en el sótano de César, yo cantando y tocando la guitarra y César haciendo los coros y tocando teclados", comenta Dorian.

SOBRE OFENBACH

A pesar del éxito con “Be Mine”, César y Dorian aún tienen los pies sobre la tierra. El primero es un pianista calificado en música clásica y baterista en sus ratos libres; el segundo es cantante y guitarrista. Ambos son de Paris, y viven a 100 metros de distancia. Igual que cuando se conocieron, a los 11 años, en los corredores de su escuela. Durante un simulacro de incendio, se les pidió a los alumnos que se juntaran en parejas. Sí, adivinaron: César y Dorian se pusieron juntos y se divirtieron en el ejercicio. Rápidamente se hicieron inseparables.

A los 13 años, formaron su primera banda de rock, tocando en bares y ensayando en el sótano de César. En la secundaria, Dorian tocaba la guitarra en una banda pop mientras que César estudiaba a los clásicos, canto lírico y piano. Luego, a los 16, formaron otra banda pop y después de algunos conciertos se dedicaron a la composición, la exploración estilística e incluso la grabación en estudios. Fascinados, César y Dorian observaron el trabajo del ingeniero de sonido.

Luego, los estudios universitarios llevaron al grupo en diferentes direcciones, pero los dos amigos persistieron. Ambos estudiaron en la escuela de cine y aprendieron a manipular sintetizadores y ritmos. Ambos se fijaron en el deep house, desarrollando pasión por Robin Schulz, Bakermat, The Avenger y Petit Biscuit, mientras continuaban admirando el “toque francés” tan importante en su niñez: Daft Punk, Stardust, Etienne de Crécy, Ed Banger, Cassius, Justice, Kavinsky. Su objetivo era contribuir al French Touch 2.1. Después de varias mezclas en bares alternativos parisinos, el dúo finalmente eligió un nombre artístico: Ofenbach, inspirados por una de las piezas musicales que César interpretaba en el piano. Una forma de homenajear la música sin plagiarla.

Después de remixar a los artistas Bob Sinclar y Hyphen Hypen, el grupo consideró el camino que deseaba que tomara su música. Sería una mezcla de deep house con sus influencias adolescentes, desde los Rolling Stones a Led Zeppelin, Supertramp y Neil Young. Después del resurgimiento del rock a comienzos de 2000, con bandas como The Libertines, Arctic Monkeys y The Strokes, César y Dorian querían canalizar su energía –estimulante y cruda- y focalizarla en temas de seducción.

Tal resultado fue "Be Mine", una mezcla de rock de los años '70 y electro contemporáneo, en donde el dúo utilizó órgano y guitarra y trabajó en el sonido de un bajo doble con distorsión. El hecho de que Ofenbach haga bailar a las multitudes en clubes no significa que César y Dorian dejen de lado sus camperas de ciclistas y su estilo rocanrolero. ¿Y cuál es el tema que quieren alcanzar? ¡"Start Me Up" de los Stones! No hay dudas de que para Ofenbach, esto es solo el comienzo.