#miratuslunares | Campaña de Prevención del Cáncer de Piel

La Sociedad Chilena de Dermatología inició campaña preventiva para diagnosticar melanomas.

Durante el mes de enero la SOCHIDERM (Sociedad Chilena de Dermatología y Venereología) realizará la campaña de prevención del cáncer a la piel #miratuslunares, la cual pretende generar conciencia y hábitos de prevención en la población.

El cáncer de piel es uno de los tumores malignos más frecuentes en los humanos, se estima que aproximadamente entre un 3 a 7% de población general podría desarrollar un melanoma a lo largo de su vida.

El melanoma es el cáncer de piel que deriva de los “lunares” (lesiones melanocíticas) y se origina en el melanocito, la célula de la piel que nos da el color. Es una de las formas de cáncer más frecuente en adultos jóvenes, lo que genera un gran impacto social y años de vida perdidos.

Dado que un factor importante para el desarrollo de melanoma es la exposición a radiación solar, es que la fotoprotección o conjunto de medidas de protección que tiene como objetivo minimizar el riesgo y los efectos dañinos de la radiación ultravioleta, son muy importantes, transformándose de vital importancia el desarrollar comportamientos y hábitos de exposición solar saludables, como: disminuir la exposición solar durante el día (especialmente entre 10 – 16 hrs.), buscar sombras, evitar el reflejo de radiación desde superficies claras (arena, agua, nieve) y medidas individuales de protección (ropa adecuada, sombrero, lentes y fotoprotector). Los fotoprotectores que se utilicen deben ser de amplio espectro, esto quiere decir que tengan un efecto contra la radiación ultravioleta A y B y que logren una adherencia adecuada en cada paciente.

Durante la infancia es cuando más se acumula daño solar, por eso, es especialmente importante prevenir la exposición prolongada o actividades al aire libre en las horas de mayor exposición en los niños.

Los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de melanoma son los siguientes:

  • Historia familiar de melanoma.
  • Piel clara (Fototipos claros, con tendencia a quemarse rojo y no se broncean fácilmente)
  • Exposición solar intensa: aguda y crónica.
  • Uso de solariums.
  • Inmunosupresión.
  • Número total de lunares (nuevos) > 100
  • Lunares atípicos > 5
  • Historia personal de melanoma.

Pese a que la mortalidad fue aumentando hasta la década de los 90’, hoy en día dicha tasa ha comenzado a estabilizarse gracias a los programas y campañas de detección precoz.

La detección precoz se ha asociado a lograr una sobrevida cercana al 100%, por lo que los pacientes deben estar atentos a signos y síntomas de alerta que los deberían hacer consultar a un dermatólogo.

La sigla ABCDE, permiten al paciente y al dermatólogo identificar lunares que pueden ser atípicos o ser melanomas. Esta sigla incluye lo siguiente:

A: asimetría, la mitad de un lunar no coincide con la otra
B: bordes, borde irregular o poco definido
C: color, más de dos colores
D: diámetro, mayor a 5 mm.
E: evolución, cambio en tamaño, forma o síntomas asociados (ej. sangramiento, herida que no cicatriza)